=======================================================================================
volver
CORDÓFONO SIMPLE PERCUTIDO
Al golpear las cuerdas éstas producen el sonido. El piano es un ejemplo. Un sistema mecánico hace que unos macillos percutan sobre las cuerdas a pulsar las teclas. Hay otros instrumentos, como algunos salterios, en los que el sistema es manual. Es necesario en estos cordófonos el tipo de cuerdas utilizadas, ya que éstas han de estar muy tensas, y, por ejemplo, las gomas elásticas no darían buen resultado. Como baquetas pueden utilizarse varas de materiales sólidos (lapiceros, clavos grandes, bolígrafos, palos, etc.) o diferentes tipos de macillos, como una aguja de tricotar, o los construidos a partir de las explicaciones dadas en el apartado de idiófonos percutidos golpeados. Podemos fabricar un salterio a partir de una caja de madera (por ejemplo, de puros), en cuya tapa haríamos uno o varios agujetos. En cada uno de los laterales cortos atornillaremos alineada una fila de hembrillas, como clavijas. Anudaremos las cuerdas metálicas, que irán de una hembrilla a su par del lado opuesto, cruzando longitudinalmente la tapa de la caja. Entre las hembrillas y la caja hemos de poner los puentes, que pueden ser lapiceros, trozos de madera, tubos de plástico o metal, etc. Para percutir pueden sernos útiles un par de tornillos barraqueros.