=======================================================================================
volver
IDIÓFONOS PERCUTIDOS ENTRECHOCADOS
Suelen constar de dos elementos similares que producen el sonido al ser golpeados entre sí. Tenemos ejemplos como los platillos, las claves, los crótalos o las castañuelas. Aquí el truco está en encontrar o elaborar dos objetos prácticamente iguales y golpear uno contra otro; pueden ser botellas de cristal, tapas de cazuelas, tubos metálicos, piedras, etc. Podemos construir unas claves con dos trozos de similares dimensiones (15-25 x 3-4 cm.) de un palo bien seco. En la cultura popular existen algunos ejemplos de idiófonos entrechocados construidos con materiles reutilizados. Uno de los más conocidos son las cucharas; consistente en precisamente dos cucharas, de metal o de madera, que colocadas adecuadamente en una mano permiten la interpretación de estructuras rítmicas. Una técnica de ejecución similar requieren las tejoletas: dos trozos planos de madera o de cerámica (teja) idénticos, de dimensiones similares a las de las cucharas. Tomando como referencia unas castañuelas, con dos conchas de molusco de tamaño similar a aquéllas y un par de trozos de cuerda, podemos elaborar un instrumento tan evidente como efectivo.