volver
=======================================================================================
MEMBRANÓFONOS PERCUTIDOS CERRADOS
El objeto sobre el que se coloca el parche está cerrado por la parte inferior, de tal manera que la única membrana hace la función de tapa de un contenedor. El ejemplo mas conocido quizá sea el timbal (sinfónico), aunque encontremos diferentes instrumentos de construcción popular de similares características. Podemos utilizar los mismos materiales para los parches que en los membranófonos abiertos. En el momento en que necesitemos recurrir a un sistema de tensión habremos de tener en cuenta que necesitaremos fijarlo al cuerpo del instrumento de algún modo (tuercas y tornillos, ensartado, etc.) por lo que es importante que el bastidor sea lo suficientemente duro para aguantar la presión. Podemos construir un sencillo y curioso membranófono cerrado utilizando un globo, que llenaremos de arroz, lentejas, alubias... y después inflaremos y cerraremos. Tendremos una especie de maraca, pero el sonido se producirá por la vibración de la membrana, por lo que no estaremos ante un idiófono. Si queremos seguir utilizando globos, pueden servirnos como parches para colocar sobre dos recipientes cerrados (vasos, flaneras, etc.) de diferentes tamaños, que después de unidos con cinta adhesiva dan lugar a unos singulares bongoes.