¡Ay, qué lástima! Has acudido al lugar equivocado. No es que aquí tengamos algo en contra de los clavicémbalos, nada más lejos de la realidad, lo que ocurre es que en esta web cuando hablamos de instrumentos musicales nos estamos refiriendo, la mayor parte de las veces, a instrumentos de construcción popular; vamos, a todos a todos esos artilugios sonoros elaborados por aficionados pelín mañosos a partir de los materiales que tenían, o tienen, a su alcance. Hay otros instrumentos, como es el caso del clavecín, que son construidos por artesanos profesionales. Es su proceso de elaboración, lento, complejo y laborioso, lo que les hace perder interés para los constructores populares, y por lo tanto para nosotros. Por cierto, son muchos los instrumentos utilizados en diferentes músicas tradicionales que no son ni han sido nunca de construcción popular ¿Cuáles? Por ejemplo la guitarra, el acordeón, el violín, el clarinete... Si así todo sigues interesado en hacerte de un clavicémbalo, prueba con una caja de catón bien rígido, unas gomas, unos rotuladores, unas pinzas de tender la ropa y unos trozos de plástico muy flexible (para plectros, ya sabes). Ya nos contarás.
¿COMO CONSTRUIR UN CLAVICÉMBALO?
=======================================================================================
volver