Muchos son los que afirman que el primer instrumento musical creado por el hombre consistía en dos piedras golpeadas rítmicamente entre sí. Imaginemos ahora que el primitivo poblador de tundras y sabanas fuese litívoro ¿Hubiera, en ese caso, dado en hacer ruiditos con las piedras? ¿Se las hubiese comido? Nosotros nos inclinamos por lo segundo, por mucha inspiración, por mucha necesidad creativa o por mucho interés comunicativo que tuviera. Y es que las cosas son como son y lo primero es lo primero.
No conocemos instrumento musical comestible, ni construido a partir de materias primas agradables al paladar, excepción hecha del silbato de caramelo llamado ahora Melodypops y antaño Pita-gol, comercializado por Chupa Chups y exponente claro de que se ha perdido el respeto por todo; porque como sabiamente sentencia la cultura popular: “con las cosas de comer no se juega”; y la música popular es precisamente, y pese a quien pese, un juego.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
SI LAS PIEDRAS FUESEN COMESTIBLES ¿EXISTIRÍA LA MÚSICA?
=======================================================================================
volver