=======================================================================================
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
volver
Poco tienen que ver los desperdicios que generaba alguien de hace un siglo con los que generamos nosotros. Poco tienen que ver los materiales que se podían utilizar, sin endeudamientos ni remordimientos de conciencia, hace un siglo y los que podemos utilizar nosotros con similar desembolso económico o moral. Toda materia prima está en el mercado y tiene un precio. Si nuestros antepasados se servían para la construcción de sus instrumentos de la madera no imprescindible para la supervivencia o de los desperdicios de matanzas ¿De qué podemos servirnos nosotros? Nuestras casas están llenas de cosas que o son basura o lo serán tarde o temprano. La basura es lo único que es gratis, al menos de momento. El volumen de lo que desechamos casi supera al de lo que consumimos. Vivimos en un vertedero que reclama su propio folklore.
EL FOLKLORE DEL VERTEDERO